El MSP aconsejó a cualquier persona que presente los siguientes signos y síntomas que acuda a la institución sanitaria más cercana.

SANTO DOMINGO.- A través de la Dirección General de Epidemiología, el Ministerio de Salud Pública, emitió una alerta epidemiológica preventiva con relación a la infección de la piel “altamente contagiosa”, similar a la sarna, la cual fue reportada por las autoridades sanitarias de Haití el jueves 14 de abril al ser detectada en varias zonas de dicho país.

A través de un comunicado, el MSP aconsejó a cualquier persona que presente los siguientes signos y síntomas que acuda a la institución sanitaria más cercana: picor y lesiones cutáneas que pican, especialmente por la noche.

Según detalla la nota, actualmente las autoridades sanitarias no cuentan con información lo suficientemente confiable, ni con un diagnóstico preciso sobre la enfermedad que aparentemente está afectando a Haití, por lo cual se desconoce la situación real y la magnitud de este evento en el país vecino.

Sarna

La escabiosis o sarna es una de las enfermedades dermatológicas más comunes y representa una parte considerable de las enfermedades cutáneas que se registran en los países en desarrollo. Se estima que, la cifra de personas en todo el mundo que padecen sarna asciende a 200 millones.

La sarna es endémica en muchos contextos tropicales con pocos recursos y se estima que su prevalencia media en los niños está entre el 5% y el 10 %. Las infestaciones recurrentes son habituales.

La enorme carga de la infestación por sarna y sus complicaciones conllevan costos sustanciales para los sistemas de salud. La escabiosis está asociada al hacinamiento, la falta de acceso al sistema de salud y a condiciones inadecuadas de saneamiento básico e higiene personal. La escabiosis es una infección de la piel causada por el ácaro Sarcoptes scabiei var. hominis.

En ese sentido, dicho ácaro penetra la piel creando una caverna y se aloja en la dermis superficial, donde pone sus huevos.

El 95% de los casos se transmiten debido al contacto directo, estrecho y prolongado con personas infectadas cuando alguna de ellas tiene contacto prolongado con otra que no está infectada. El período de incubación es de dos a seis semanas.

En ese orden, la parasitosis se puede transmitir en menor medida al estar en contacto con ropa, toallas, cobijas, almohadas, sábanas, colchones y muebles, entre otros, contaminados con ácaros.

Según la alerta epidemiológica emitida por el Ministerio de Salud, la distribución típica de las lesiones incluye: áreas entre los dedos, las muñecas, las axilas, la ingle, las nalgas, los genitales y los senos en las mujeres. En bebés y niños pequeños, las palmas de las manos, las plantas de los pies y la cabeza (cara, cuello y cuero cabelludo) son las más comúnmente afectadas.

Hasta el momento en la República Dominicana, Salud Pública no ha reportado casos que puedan vincularse con este evento, y supuestamente no han recibido informaciones del Ministerio de Salud de Haití, ni de ningún otro organismo sanitario competente, no obstante, se recomienda adoptar las siguientes medidas de control y prevención ante casos de infecciones cutáneas o de la piel:

• Proteger de la exposición a las personas en alto riesgo y asegurar que las personas infectadas cumplan con las recomendaciones establecidas en estas pautas.

• A nivel del hogar: fortalecer las prácticas de las personas y familias en higiene, autocuidado, manejo del agua para consumo humano al interior de la vivienda, así como fortalecer las prácticas de aseo y limpieza de las viviendas.

A las personas afectadas se instruye:

• No automedicarse. Buscar atención de salud a fin de que el personal le evalúe e indique el tratamiento a seguir.

• Seguir al pie de la letra las indicaciones de su médico.

• Lavar frecuentemente las manos y mantener las uñas cortas y limpias, debido a que al rascarse se acumulan ácaros en ellas.

• Lavar la ropa de vestir de la persona afectada, así como las sábanas, fundas, colchas, cobijas, toallas, entre otros, utilizando agua caliente y, en lo posible secarlas al aire libre y expuestas al sol.

Al personal de salud:

• Difundir las pautas de prevención y manejo de escabiasis a la población

• Notificar al servicio de epidemiología del establecimiento la sospecha de aumento en la demanda de consulta por escabiosis.

• Promover un continuo lavado de manos y mantener las uñas cortas.

• Educar a las personas afectadas sobre los aspectos básicos de la enfermedad, signos, síntomas, factores de riesgo, prevención y tratamiento.

A las personas que habitan en instituciones cerradas y centros de protección de larga estancia

• Notificar oportunamente la ocurrencia de brotes de cualquier tipo de infección de la piel en residentes de la institución.

• Incrementar las medidas de higiene, autocuidado y de saneamiento básico en caso de hacinamiento.

• Brindar educación sobre los aspectos básicos de la escabiosis, signos, síntomas, factores de riesgo, medidas de prevención de la escabiosis, tanto a personal que labora en la institución, como a los residentes.

• Promover un continuo lavado de manos y mantener las uñas cortas.

• Las toallas y ropa de cama de la persona afectada deben ser lavadas con agua caliente y planchadas, en lo posible.

• Cambiar o desinfectar colchones periódicamente, en especial cuando hay brotes de escabiasis.

• Ante la presencia de casos sospechosos, se debe garantizar el diagnóstico oportuno, reconociendo el prurito o comezón como signo principal del evento.

• Con el fin de evitar brotes, no se deben enviar los niños contagiados al colegio.

• Realizar tratamiento simultáneo a la persona afectada y a todos los contactos estrechos (incluyendo contactos sexuales) del paciente infestado, aunque no convivan o no tengan prurito o lesiones, tales como padres, hijos, hermanos, abuelos y parientes en general que convivan en habitaciones o compartan ropas.

• Ante la presencia de casos de escabiasis severa o recurrente en una persona, se debe garantizar la valoración médica para identificar la presencia de posibles complicaciones como glomerulonefritis e impétigo.

• Procurar suficiente entrada de luz, ventilación adecuada y acceso al saneamiento en las habitaciones.

• Ante la presencia de casos confirmados, se recomienda aislar a las personas afectadas.

A las Direcciones Provinciales y de Áreas de salud (DPS/DAS):

• Difusión de las pautas de prevención y manejo de escabiasis a la población, guarderías y otros colectivos, apoyándose en los medios masivos de comunicación, las organizaciones no gubernamentales y comunitarias.

• Implementar acciones de educación para la salud, que incluyan el aseo personal y la limpieza al interior de las viviendas.

• Monitorear la ocurrencia de brotes de escabiosis en instituciones cerradas

• Investigar todo brote de dermatosis o sospechoso de escabiasis notificado en su territorio.