Entre risas cuenta su primera experiencia al volante.

SANTO DOMINGO.- Sin haber concluido sus estudios secundarios y la imperiosa necesidad de alimentar a sus hijos, una madre soltera se convirtió en la primera mujer que conduce un camión recolector de basura del Gran Santo Domingo.

A siete  meses de haber cumplido ese sueño cuenta como su labor la ha marcado de manera positiva, rompiendo todos los esquemas.

El reloj marca las ocho de la mañana cuando aborda el vehículo en el que realizará su labor durante toda la semana. Leída María Pimentel, es una madre soltera que con su labor como camionera lleva el sustento a sus tres hijos.

Entre risas cuenta su primera experiencia al volante.

Para Leída, ser camionera la ha llevado a vencer muchos prejuicios, sobre todo aquellos que lo consideran un trabajo  de hombres. Aunque lo más importante para esta madre es obtener los recursos económicos para alimentar a sus hijos.

Sus hijos le expresan cada día lo feliz que se sienten al ver la labor que realiza su madre.

Sus compañeros de trabajo en el Ayuntamiento de Santo Domingo Este consideran que Yoli, cómo le llaman realiza el  trabajo con la misma destreza que ellos.

Esta joven madre de 34 años, también ha trabajado como vendedora de ropas de interiores y creadora de manualidades utilizando cajas de cartón como material principal.

En los próximos meses la señora Leída tiene previsto inscribirse en la universidad para cumplir otro de sus sueños de ser psicóloga.