La preocupación de esta familia se agudiza ya que residen en una casa prestada.

SANTO DOMINGO.- Luego de recibir una puñalada en el cuello a manos de su expareja que la dejó entre la vida y la muerte y con secuelas psicológicas de las que aún no se recupera, una mujer residente en la provincia de San Cristóbal teme por su vida debido a que aunque su atacante fue apresado recibe amenazas que la sumergen en una incertidumbre.

Así se expresa Bethania Tejeda, quien ha visto desvanecer sus sueños de trabajar como doméstica para sacar adelante a sus cuatro hijos, tras haber recibido una estocada en el cuello que casi le segó la vida.

La madre de Tejeda narra  las condiciones en las que encontró a su hija, el pasado 13 de junio cuando el padre de sus hijos la agredió hasta dejarla en estado de gravedad.

Aunque  la Oficina de Atención Permanente de San Cristóbal dictó tres meses de prisión preventiva como medida de coerción contra Nelson Ortiz, a quien señalan como el agresor, Tejeda reitera que teme por su vida.

La preocupación de esta familia se agudiza ya que residen en una casa prestada que desde hace meses deben abandonar, además de que carecen de recursos económicos para sostener a sus hijos.

Si usted desea colaborar puede comunicarse con Jady Solano al teléfono 829-766-3694.