El engaño y la traición a manos de un psicópata encantador son temas comunes en los dramas de televisión espeluznantes.

REINO UNIDOS.-El engaño y la traición a manos de un psicópata encantador son temas comunes en los dramas de televisión espeluznantes.


Pero Mary Turner Thomson ha sufrido una prueba en la vida real que incluso los guionistas más imaginativos encontrarían difícil de inventar.


Cuando la madre soltera escocesa conoció a Will Jordan, parecía el hombre perfecto: estable, cariñoso y amable.


Pero después de casarse con él y tener sus dos hijos, se horrorizó al descubrir que él era un estafador bígamo con otra esposa, cinco prometidas y varias otras familias.


Después de que Jordan la estafó con cientos de miles de libras, fue encarcelado y deportado de Escocia a los Estados Unidos, donde continuó atacando a mujeres vulnerables.


En el siguiente capítulo alucinante de su extraordinaria historia, Mary se asoció con otra de las víctimas de su exmarido para lanzar una atrevida operación encubierta que entregó a Jordan en manos de la policía.


Ahora su infierno a manos de un depredador sin escrúpulos ha informado su libro revelador, The Psychopath.


En él, explora cómo las mujeres cariñosas y empáticas son engañadas por psicópatas como Jordan y profundiza en los métodos que estos hombres tortuosos usan para atrapar a sus víctimas.


'El hombre a quien había prometido' tener y sostener 'resultó ser un monstruo que no solo impregnaba mujeres para estafarlas por dinero, sino que también torturaba y maltrataba psicológicamente a mujeres durante toda su vida, paralizándolas mental, emocional y económicamente sólo para divertirse ”, dijo Mary, de 55 años, de Edimburgo.


Su pesadilla comenzó como un sueño romántico cuando conoció a Jordan en línea en 2000, cuando ambos tenían 35 años.


“El hombre del que me enamoré resultó ser un monstruo que no sólo dejaba embarazadas a las mujeres para estafarlas con dinero, sino que las torturó psicológicamente y abusó de ellas durante toda su vida, dejándolas incapacitadas mental, emocional y económicamente sólo para su propia diversión”, contó. Ambos se conocieron en el 2000 a través de Internet, cuando tenían 35 años.


“Utilizó el tipo de técnicas que emplean los líderes de las sectas y los maltratadores, colmándome de amor desde el principio, antes incluso de que lo conociera”, recordó. “Cuando empezamos a hablar por Internet, me envió largos correos electrónicos sobre su pasado y sobre la persona que era, y yo le conté mis sueños y aspiraciones. Nos escribíamos tres, cuatro, cinco veces al día. Se convirtió en algo embriagador. Me dejé llevar por el romanticismo”, añadió.


Mary, madre soltera con una hija de un año y recuperándose de una relación fallida, esperaba encontrar el amor con un hombre cariñoso. El estadounidense Will Jordan, guapo, seguro de sí mismo y hablador, parecía ideal.