La vicepresidenta de la República Margarita Cedeño de Fernández se comprometió a verificar la situación de las mujeres suspendidas en pequeños negocios, a las empleadas embarazadas que hayan sido suspendidas o estén acogidas al programa FASE, con el fin de garantizar la integración al programa Quédate en Casa y a las embarazadas sus prestaciones por maternidad.

SANTO DOMINGO.- La vicepresidenta de la República Margarita Cedeño de Fernández se comprometió a verificar la situación de las mujeres suspendidas en pequeños negocios, a las empleadas embarazadas que hayan sido suspendidas o estén acogidas al programa FASE, con el fin de garantizar la integración al programa Quédate en Casa y a las embarazadas sus prestaciones por maternidad.

EEn ese tenor, hemos escuchado el clamor del Foro Feminista, la Confederación Nacional de Mujeres del Campo, la Asociación de Mujeres Amas de Casa y la Asociación Dominicana Pro Bienestar de la Familia, y desde aquí hacemos un llamado para observar y cumplir lo que establece el Convenio 189 de la OIT, sobre trabajo doméstico.

¨Lamentablemente, el incumplimiento de este Convenio por parte de algunos sectores de la sociedad, ha llevado a que muchas mujeres hayan quedado desprotegidas durante esta crisis. Nos comprometemos a verificar la situación de estas mujeres trabajadoras para buscarles una solución digna a su situación actual¨, dijo Cedeño.

En cuanto a las mujeres que hayan sido suspendidas en pequeños negocios, y no pueden acogerse al programa FASE, manifestó que les  suministren los listados para verificar la pertinencia de su integración en el programa Quédate en Casa. Así mismo las empleadas embarazadas que hayan sido suspendidas o estén acogidas al programa FASE, la Ley les garantiza sus prestaciones por maternidad.

La vicepresidenta informó que el Ministerio de Agricultura se comprometó a dar apoyo a las mujeres del campo y garantizar la distribución de los insumos de manera equitativa.