El centro educativo tiene seis años de ser construido, mientras que la Asociación de Padres, Madres y Tutores del centro educativo, ya había reportado el deterioro y las malas condiciones del plantel.

SANTO DOMINGO.- De milagro salvó su vida una niña de seis años que fue sorprendida el pasado lunes por un trozo de concreto que cayó del techo de un aula de la Escuela Básica Profesora Jacoba Carpio.

El bloque de cemento le ocasionó golpes en su cabeza y algunos rasguños.

El centro educativo tiene seis años de ser construido, mientras que la Asociación de Padres, Madres y Tutores del centro educativo, ya había reportado el deterioro y las malas condiciones del plantel.

Dahiana Montilla, la madre de la menor, precisó que ante el impacto que recibió en la cabeza, la niña perdió el conocimiento por varios minutos hasta que médicos lograron estabilizarla.

“Cuando llegué a la escuela la niña no me reconocía y tenía los ojos hinchados de llorar”, explicó la madre a Diario Libre.

Se quejó de la lentitud  con la que actuaron las autoridades educativas para informarle sobre lo que le había sucedido a su hija.

“Cuando yo fui, ya todo estaba sin nadie, en las aulas ya no había niños, solamente mi niña que estaba en el departamento de enfermería”, no me llamaron desde que pasó, cuando llegué estaba hasta la Policía Nacional”.

Tras ocurrir el desplome, una brigada del Ministerio de Educación se presentó a la escuela para evaluar las condiciones del centro educativo.