La situación ha provocado un incremento de pacientes contagiados que esperan por una cama en hospitales de la capital, donde las muertes por COVID-19 tampoco se detienen.

SANTO DOMINGO.- Mientras casi el 70 por ciento de las unidades de cuidados intensivos de todo el país  están llenas de pacientes en estado de gravedad por el coronavirus, el repunte de la pandemia en el Gran Santo Domingo sigue afectando no solo la ocupación de las UCI, sino también de las camas regulares y el elevado uso de ventiladores.

La situación ha provocado un incremento de pacientes contagiados que esperan por una cama en hospitales de la capital, donde las muertes por COVID-19 tampoco se detienen.

El llanto desconsolado de una hija que perdió a su madre por COVID-19 fue la escena de dolor que se vivió en el hospital Francisco Moscoso Puello.

En el Marcelino Vélez Santana, la situación es similar y a las 12 del mediodía fue sacado del INACIF el cuerpo Julio Díaz, de 88 años, residente en San Cristóbal, provincia que al igual que el Gran Santo Domingo está en el ojo del huracán por el rebrote de la pandemia.

En el Moscoso Puello, de 10 pacientes que esperaban por una cama, seis se valían de un tanque de oxígeno para respirar.

En tan solo un día, otras 13 personas fueron ingresadas en unidades de cuidados intensivos por lo que suman 376 los pacientes en estado de gravedad en UCI, en comparación con este jueves el uso de ventiladores disminuyó mínimamente a 54 por ciento y la ocupación de camas regulares subió a 46.

La ocupación en la mayoría de los hospitales es de alta demanda desde la semana pasada iniciamos lo que son las visitas en los hospitales para los traslados ya que la mayoría de los pacientes se dirigen a los hospitales de alta complejidad como es este el Moscoso Puello y el Marcelino Vélez.

En 24 horas en el país se han procesado más de 6 mil 400 pruebas para diagnosticar el coronavirus, aumento que se ha visto reflejado en los centros de toma de muestra.