Con ingenio, algunos reclamaron con un modo particular el cese de la corrupción.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La Marcha del Millón sirvió para que muchos pusieran a prueba su creatividad y para que otros ignoraran limitaciones físicas, la manifestación fue custodiada por más de mil policías.

Con ingenio, algunos reclamaron su modo particular de pedir el cese de la corrupción.

Animales domésticos y otros no tan amigos del hombre acompañaron a sus dueños en la caminata.

La lluvia no fue contratiempo en el trayecto caminado por niños para que, según sus padres, aprendan a exigir sus derechos.

En bicicleta, a pie, con bastón o en silla de ruedas, otros dijeron presente.

Más de mil policías según la institución estuvieron vigilando el desarrollo de la marcha y decenas de agentes de DIGESETT viabilizando el tránsito y la ruta de los manifestantes.

La mayoría de los participantes en esta manifestación llegaron al punto de encuentro en autobuses provenientes de diferentes puntos del país y otros lo hicieron por cuenta propia.