Sin embargo, afirmó que mientras él esté al frente de la institución nadie que tenga intereses con el mundo de las bancas trabajará ahí.

SANTO DOMINGO.- Teófilo “Quico” Tabar, asumió hace unos días la dirección interina de la Lotería Nacional, una institución que no le agrada y la que se ha comprometido a sanear al aceptar el encargo que le hizo el presidente Luis Abinader.

“Yo en mi vida he jugado, y no pienso jugar”, dijo este lunes expresando su aversión a los juegos de azar.

Sin embargo, afirmó que mientras él esté al frente de la institución nadie que tenga intereses con el mundo de las bancas trabajará ahí.

“Nadie, absolutamente nadie, que tenga intereses en negocios de bancas puede laborar en esta Lotería mientras yo esté aquí, absolutamente nadie” sentenció.

¿La razón?, según dijo “eso permite frente a la sociedad confusión, arrastra la permisividad, provoca conflictos de intereses y al final perjudica a la institución, al sector  y a todo el mundo”.

Tabar se refirió a esto durante una rueda de prensa en la que reveló que la Lotería Nacional presta su nombre e instalaciones para unos 14 sorteos de las bancas privadas y que solo dos quincenales eran propios.

Sobre el escándalo que involucra a la institución por el supuesto fraude millonario en el sorteo del primero de mayo, Tabar dijo que “no se trata de un problema de vidente o de no vidente, de una bolita, una mano o un error al cantar un número, esto va mucho más profundo, es un mundo que motiva a millones de personas a quienes le gusta el juego”.