DAJABÓN, República Dominicana.- Posiciones encontradas se mantienen entre el sacerdote jesuita Mario Serrano quien se muestra a favor de la despenalización del aborto mientras que el obispo del noroeste dijo que no todas las palabras que vienen de un sacerdote como este que está en contra de la vida vienen de Dios.

Serrano, quien desarrolla su trabajo en la Zona Fronteriza del país desde hace un tiempo, manifestó que no quiere entrar en contradicción con sus superiores, y menos con el obispo de la Diócesis de Montecristi, pero si mantendrá su posición de despenalizar el aborto.

“Ya eso es un tema que tenemos que tratar, pero lo importante aquí es que la vida de la mujer y de la criatura en una circunstancia extrema necesita otro tipo de tratamiento”, resaltó Serrano.