SANTO DOMINGO, República Dominicana.-  Unos 20 paquetes de cocaína fueron ocupados por la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) en un buque surto en el puerto de Manzanillo, embarcación que llegó a esa terminal marítima para cargarse de bananos, producto que luego sería llevado a Europa.

Asimismo, en Pedernales resultó detenida una mujer que fue contratada para trasladar una paca de marihuana a Neyba, camuflada en ropa usada, encargo que cumpliría por mandato de un hombre que es buscado por la DNCD y miembros de la Dirección de Inteligencia del Ejército (G-2), quienes realizaron el arresto.

De acuerdo al portavoz de la DNCD, Roberto Lebrón, los 20 paquetes de cocaína fueron confiscados en la motonave de carga Summer Wind, matrícula de Bahamas. El presidente de la DNCD, mayor general Rolando Rosado Mateo, se trasladó a Manzanillo para personalmente conocer la situación.

Indicó que miembros de la DNCD, de la Marina y del Cuerpo Especializado de Seguridad Portuaria (CESEP) investigan de manera conjunta el caso para verificar la certeza de un dato en el sentido de que la droga estaba en poder de un buzo que habría saltado de la popa del carguero.

Y respecto al decomiso de la paca de marihuana, en Pedernales, Lebrón dijo que la misma peso poco más de cinco libras y media, las que fueron encontradas en poder de una mujer identificada como Rosanny Encarnación, residente en una casa sin número de la Calle Proyecto del Barrio Las Malvinas, en Neyba.

Los miembros del G-2 entregaron la marihuana al oficial responsable de la Inspectoría de la DNCD en la citada ciudad fronteriza, donde al perecer fue introducida procedente del poblado Anse-a-Pitre, en Haití. La mujer detenida está en poder del fiscal de Pedernales para que sea sometida a la justicia.

Se dijo que la mujer llevaría la droga hasta su domicilio, en Neyba, y allí sería recogida por un hombre solo conocido como ‘Peca’, quien la trasladaría a santo Domingo para comercializarla. Ese individuo perseguido por las autoridades, a partir de la descripción dada por la ‘incauta’ mujer contratada por este.