Los arrestos estuvieron encabezados por los procuradores adjuntos Wilson Camacho y Yenni Berenice Reynoso.

SANTO DOMINGO.- A dos semanas de que el Ministerio Público realizó los allanamientos y apresamientos  a los imputados en  el caso Operación Coral  a los que se le acusa de un supuesto entramado religioso-militar en desfalco del estado.

Será este lunes cuando la jueza Kenya Romero anuncie el fallo a los seis imputados a los cuales la fiscalía solicita 18 meses de prisión preventiva. También pide declarar complejo el caso de Operación Coral.

Este viernes la procuradora Yenni Berenice Reynoso, solicitó variación de la medida al imputado Raúl Alejandro Girón Jiménez a arresto domiciliaria e impedimento de salida del país para proteger su integridad física, luego de que este aceptara su culpabilidad en los hechos que le imputa el Ministerio Público y revelara fuertes informaciones de cómo funcionaba la supuesta red de corrupción.

El Ministerio Público además pidió que tanto de Aza, Silvestre, Montero y  Flete Guzmán cumplan la pena en la cárcel de Najayo Hombres, mientras que la pastora sea trasladada a Najayo-Mujeres.

Los imputados que se encuentran detenidos por la supuesta red de corrupción son: el mayor general Adan Cáceres Silvestre; el coronel policial Rafael Núñez de Aza, Raúl Alejandro Girón Jiménez, la asimilada policial Rossy Maybelline Guzmán Sánchez (la Pastora), el sargento de la Armada Alejandro José Montero Cruz y el cabo policial Tanner Antonio Flete Guzmán, este último hijo de la citada imputada.

A los imputados se les acusa de asociación de malhechores, estafa contra el Estado dominicano, coalición de funcionarios, falsificación de documentos públicos, lavado de activos provenientes de actos de corrupción y porte y tenencia ilegal de armas de fuego.

Los arrestos estuvieron encabezados por los procuradores adjuntos Wilson Camacho y Yenni Berenice Reynoso, los cuales  realizaron 27 allanamientos en el Distrito Nacional y las provincias Santo Domingo, San Pedro de Macorís, Monte Plata y Samaná, donde desarrollaban sus acciones fraudulentas los prevenidos.