En el Caribe, Puerto Rico y República Dominicana han experimentado aumentos en las nuevas infecciones, y también se observan aumentos en Jamaica, Aruba, Curazao y Martinica. 

Washington.- Ante la aceleración de los contagios de COVID-19 en las Américas y la detección de la variante Omicron en al menos 42 países y territorios de la región, la directora de la Organización Panamericana de la Salud, Carissa F. Etienne, exhortó a los países para garantizar que los trabajadores de la salud tengan acceso a equipos de protección y dosis adicionales de la vacuna COVID-19 donde estén disponibles.

A medida que los casos se triplican en algunos países, la capacidad de la región para responder a la ola actual depende del personal que mantiene en funcionamiento los centros de atención primaria de salud, las clínicas y los hospitales.

“Debemos asegurarnos de que estén protegidos de las peores consecuencias de este virus”, dijo hoy en una rueda de prensa.

Durante la semana pasada, los países de las Américas informaron 6,1 millones de nuevos casos de COVID-19, un aumento del 250 % con respecto al mismo período del año pasado.

Gracias al aumento de la vacunación en la región, la tasa de mortalidad por COVID-19 se mantiene estable, pero el aumento en las visitas a la sala de emergencias y las hospitalizaciones ha dejado a muchos sistemas de salud luchando para hacer frente.

La directora de la OPS destacó que una dosis adicional de vacunación “ayudará a reforzar la capacidad de los trabajadores de la salud para resistir la exposición al virus”, particularmente a la luz del aumento de infecciones.

Si bien Delta continúa causando nuevos casos de COVID en las Américas, Omicron está en camino de convertirse en la cepa dominante, propagándose más rápidamente que otras variantes detectadas, particularmente en espacios cerrados. Ya se ha informado en 42 países y territorios de la región, y varios ahora están experimentando una transmisión comunitaria generalizada.

Si bien los informes sugieren que puede causar síntomas menos graves, el Dr. Etienne advirtió que “esta nueva ola de infecciones no será “leve” para nuestros sistemas de salud, ya que la variante Omicron ya está desafiando a nuestra fuerza laboral de salud y limitando la atención de otras enfermedades. ”

“En los estados insulares más pequeños, algunos hospitales ya estaban sobrecargados por casos de la variante Delta, y ahora más hospitales enfrentan la posibilidad de verse abrumados por los casos”, agregó.

La directora de la OPS también destacó el aumento de reinfecciones. “Las infecciones por Omicron pueden ser letales, especialmente para los inmunocomprometidos y los que no están vacunados”, dijo, y pidió a las personas que se mantengan a salvo siguiendo las medidas de salud pública, como el uso de máscaras y el distanciamiento social, vacunarse y hacerse la prueba cuando experimenten síntomas.

La cobertura general de vacunación en América Latina y el Caribe actualmente es de casi el 60% y muchos países, incluidos Chile, Cuba y Argentina, cuentan con algunas de las tasas de cobertura más altas del mundo. Sin embargo, es vital que la cobertura equitativa siga siendo una prioridad, dijo el Director.

“Ya sea que estemos luchando por la equidad de las vacunas, apoyando a nuestros trabajadores de la salud o haciendo nuestra parte para reducir el riesgo de transmisión, la solidaridad allanará nuestra salida de la pandemia”, agregó. Durante la semana pasada, la mayor parte de los nuevos casos de COVID-19 se informaron en los EE. UU. y los casos están aumentando en las provincias del este de Canadá.

En el Caribe, Puerto Rico y República Dominicana han experimentado aumentos en las nuevas infecciones, y también se observan aumentos en Jamaica, Aruba, Curazao y Martinica. En Centroamérica, Belice y Panamá están reportando la mayor incidencia de COVID y en Sudamérica, los aumentos son particularmente pronunciados en Bolivia, Ecuador, Perú, Brasil, así como en Argentina y Paraguay, donde los nuevos casos han aumentado en un 300%.