“En la Plaza de la Salud, en la Coromina y el Moscoso Puello no hay habitaciones y mucho menos ventiladores” dice Miledis Feliz, al narrar todo lo que ha tenido que pasar en busca de una cama para ingresar a su hijo quien se encuentra en estado delicado por el coronavirus.

SANTO DOMINGO.-Mientras las autoridades sanitarias aseguran que continúan ampliando el número de camas UCI para ingresados con COVID en los hospitales, la saturación que enfrentan los centros de salud del Gran Santo Domingo por el repunte de la pandemia, se agrava cada días más por el incremento de los pacientes que requieren de ventiladores mecánicos, aparatos que también se han agotado en los centros asistenciales.

“En la Plaza de la Salud, en la Coromina y el Moscoso Puello no hay habitaciones y mucho menos ventiladores”, dice Miledis Feliz, al narrar todo lo que ha tenido que pasar en busca de una cama para ingresar a su hijo quien se encuentra en estado delicado por el coronavirus.

Allí, la mañana de este jueves unas 10 personas contagiadas aguardaban en la sala de espera debido a que no hay camas, seis de ellos incluso estaban bajo ventilación mecánica.

En la Clínica Cruz Jiminián, la mañana de este jueves al menos dos personas tenían más de 24 horas esperando ser transferidos a otro centro de salud.

El director del Servicio Nacional de Salud, Mario Lama, informó que han ampliado la disponibilidad de camas en tres hospitales del Gran Santo Domingo, aunque no especificó la cantidad camas.

Mientras, el presidente de la Asociación Nacional de Clínicas y Hospitales Privados, Rafael Mena, informó que en los 7 centros de salud privados COVID también aumentaron las camas de entre un 20 y 30 por ciento, aunque a medida en que se van instalando más camas, también se ocupan de manera inmediata.

Según el boletín epidemiológico de este jueves, la ocupación hospitalaria continúa en aumento con 867 pacientes ingresados para un 36%; en Unidades de Cuidados Intensivos hay 306, lo que representa una ocupación del 57% y con ventiladores 197 pacientes.

Desde que inició la pandemia unas 3 mil 600 personas han perdido la vida por el virus en el país.