Para muchos pacientes que ya se han recuperado, el virus les cambió las perspectivas de sus vidas.

Por Gabriela Andújar

SANTO DOMINGO.- En momentos en que el país vive un nuevo pico de la pandemia, con más de 50 mil casos activos del virus, el número de niños internos por la enfermedad va en ascenso y ha obligado a ampliar durante los últimos días la sala de covid del hospital Robert Reid Cabral.

Para muchos pacientes que ya se han recuperado, el virus les cambió las perspectivas de sus vidas.

Los niños no están exentos de llegar a niveles serios de la enfermedad, como ha quedado evidenciado en el Hospital Intentil Robert Reid Cabral.

Mientras esperaba que su hijo fuera atendido en el hospital Robert Reid Cabral, Alexandra Diloné cuenta con angustia la impotencia que ha vivido al ver a su hijo enfermo.

La espera de Diloné se debe a que ese centro médico ha vivido en la última semana un incremento de pacientes con covid. Al principio de la semana la unidad de coronavirus del hospital sólo tenía 10 camas, pero este domingo había 14 pacientes de entre dos y 16 años.

Y mientras algunos buscan con desesperación atención médica, aquellos que ya superaron la batalla contra la enfermedad cuentan cómo la pandemia les ha cambiado las perspectivas ante la vida.

Desde hace unos 15 días Mary Flores le ganó la batalla al covid 19. Relata que al ser paciente de cáncer, desde que se enteró que tenía covid-19 temió perder la vida y dejar huérfana a su niña de 9 años.

Flores asegura que ahora hace mayor uso de la mascarilla, del alcohol y solo sale de su casa a diligencias puntuales,

Mojica, de 70 años,  explica que desde que le dio el virus en enero evita las aglomeraciones, tanto así que no ha salido a visitar ni siquiera a su madre.

Cuando apenas es el segundo fin de semana con la inmunización de la vacuna Pfizer para adolescentes entre 12 y 18 años, muy pocas personas acudieron a inocularse a los distintos centros de vacunación.