El bolsillo de los consumidores será golpeado, tras la firma del Pacto Eléctrico, mientras los generadores serían los grandes beneficiados, según el profesor investigador Faustino Collado.

SANTO DOMINGO.-El bolsillo de los consumidores será golpeado, tras la firma del Pacto Eléctrico, mientras los generadores serían los grandes beneficiados,  según el profesor investigador Faustino Collado.


“ Hoy firmarán el Pacto Eléctrico los demagogos, los sin carácter, los arrimados a la cuenta nueva, los negociantes en pesos y en dólares. La UASD y el Centro Juan XXIII no firmarán, y eso salva la dignidad del pueblo, pues el PRM que lo denunció, criticó y no firmó en 2017, ahora lo promueve y firma sin cambiarle una coma, para dejar avergonzados a muchos”, dijo Collado.


Agregó que el acuerdo presentado este jueves por el gobierno de Abinader, es el mismo del año 2017, que además fue discutido en el 2019 y que contempla la privatización de la Unidad de Electrificación Rural y Sub-urbana (UERS) y de la transmisión eléctrica. 


El investigador dijo en su análisis sobre el régimen tarifario de referencia que se incluyen indicador de costos eficientes en las EDES.


 “Sin embargo, se silencia que el costo fundamental del KW/h es el de la generación, y sobre este aspecto no se dice absolutamente nada. Como se conoce, en el mercado eléctrico hay muchas distorsiones, siendo la competencia muy reducida, pues el suministro fundamental es en base a contratos garantizados por muchos años; además, el suministro en el llamado mercado spost está influenciado por costos de oligopolios donde prevalece el criterio contable del LIFO (último que entra primero que sale, o, el precio más alto arrastra al más bajo o eficiente). Otro aspecto, y no el último, en la fijación del precio de referencia, en este caso por las EDES, es que en el costo de estas se incluye los altos intereses que pagan a las generadoras por los atrasos en los pagos, siendo un 50% más alto que los intereses que cobra el sistema bancario. Sin eliminar estas distorsiones no se puede hablar de costos eficientes y un pacto que no desmonte todo eso no se debe firmar”, manifestó.


Collado añadió que en las circunstancias descritas, corresponde no firmar el referido documento, hasta que no sea revisado y actualizado partiendo de los últimos acuerdos de 2017 y sus actores.