Los cuerpos fueron llevados al Inacif del cementerio Cristo Redentor y serán entregados en el transcurso de la tarde, según el director de la CIAA.

SANTO DOMINGO.- El padre de Víctor Emilio Herrera, el copiloto de la aeronave que se precipitó la tarde de ayer miércoles en las instalaciones del Aeropuerto Internacional de las Américas, definió a su hijo como un hombre trabajador, serio y respetuoso.

Consternado Víctor Herrera, habló tras acudir al Instituto Nacional de Ciencias Forenses que funciona en el Cementerio Cristo Redentor, donde fueron llevados los cuerpos de las víctimas del accidente.

El padre del copiloto fallecido dijo que el sueño de su hijo era ser piloto y que se sacrificó para hacer que cumpliera sus sueños.