Entre padres de estudiantes, las opiniones están divididas. 

SANTO DOMINGO.- La decisión de las autoridades de Salud de exigir la tarjeta de vacunación a todos los estudiantes mayores de 12 años como requisito para tomar clases presenciales, desató una polémica en el sector educativo ante las dudas de padres de familia sobre la seguridad de los fármacos para los adolescentes y el elevado costo de la pruebas PCR.

Dolores Vargas, una enfermera y madre de tres, favoreció la disposición, por considerar que busca cuidar la salud de los alumnos y evitar un posible brote de la pandemia por el regreso a las clases presenciales.

Sin embargo, en otros padres,  persiste el temor por  los posibles efectos secundarios que podría provocar la aplicación del fármaco en sus hijos.

 En tanto que, desde la ADP aseguraron que la medida representa un alivio para el sector magisterial ante la confirmación de casos positivos de la pandemia en algunos centros educativos públicos y privados, y llamaron a además a las autoridades a cumplir con la anunciada disposición  de colocar puestos de vacunación en las escuelas a los fines de acelerar el proceso de inmunización de estudiantes.

La resolución de Salud Pública establece que, los mayores de 12 años que no cuenten con las dos dosis de vacuna, deberán presentar una prueba de Covid negativa de no  más de 7 días.

Los estudiantes que, por razones médicas, no puedan recibir la vacuna, podrán optar por un permiso especial de las autoridades  sanitarias.

La disposición entrará en vigencia a partir del próximo lunes 18 de octubre.