La pandemia no sólo obligó a las autoridades de educación a cerrar abruptamente el año escolar, sino que cientos de estudiantes que concluyeron el liceo e inclusos su carrera universitaria vieron frustrados sus sueños de recibir sus diplomas en una ceremonia oficial y celebrar sus graduaciones con fiestas y viajes.

SANTO DOMINGO.-La pandemia no sólo obligó a las autoridades de educación a cerrar abruptamente el año escolar, sino que cientos de estudiantes que concluyeron el liceo e inclusos su carrera universitaria vieron frustrados sus sueños de recibir sus diplomas en una ceremonia oficial y celebrar sus graduaciones con fiestas y viajes.

La desilusión y desconcierto se apoderan de Pedro Miguel Espinal. Este estudiante de 17 años del Instituto San Juan Bautista esperaba poder culminar 12 años de esfuerzo en una ceremonia de graduación, cuya celebración quedó en la incertidumbre.

El momento que tanto él como sus compañeros de promoción anhelaron, hoy, se ve interrumpido por la pandemia.

Además de no poder caminar con toga y birrete y celebrar sus logros académicos, como tenían previsto, los estudiantes deberán esperar con un sentimiento de melancolía.

La situación no es agridulce solo para los académicos, sino también para sus padres.

Mientras algunas universidades y colegios han decidido posponer los actos de graduación, otras han optado por la entrega de diplomas de manera virtual, adaptándose de esta forma a las circunstancias.