Debido al aumento de las últimas semanas de los casos de coronavirus y de la ocupación hospitalaria, éste no era el momento propicio para levantar del toque de queda, según especialistas del sector médico.

SANTO DOMINGO.- La eliminación total del toque de queda a nivel nacional, pese a que no se ha llegado a la meta del 70 por ciento de la población adulta vacunada y el país vive un nuevo repunte de la pandemia, genera temor entre el sector médico, que demanda mantener ciertas restricciones en los aforos de los centros comerciales y lugares públicos, reforzar las medidas sanitarias y enfocarse en impulsar esquema de inmunización, que ha quedado estancado.

Debido al aumento de las últimas semanas de los casos de coronavirus y de la ocupación hospitalaria, éste no era el momento propicio para levantar del toque de queda, según especialistas del sector médico.

La Sociedad Dominicana de Infectología advierte incluso que la decisión pone en riesgo los avances en el manejo de la pandemia.

 

Incluso algunos especialistas que sí favorecen la medida, reconocen que el levantamiento de las restricciones generará un “leve” aumento de contagios y por ello sugieren que la obligatoriedad de la tarjeta de vacunación en algunos lugares.

Desde ya, el epidemiólogo Carlos Feliz pronostica que no habrá festividades de diciembre, al advertir que las autoridades se verán obligadas a retomar el toque de queda, ya que la pandemia está en uno de sus peores momentos debido al aumento de la positividad y la presencia de diversas variantes.

 

El presidente del Colegio Médico indicó este jueves que antes de tomar la decisión, el Gobierno debió de esperar mayores niveles de vacunación y comenzar la inoculación de los niños mayores de 5 años.

Además de que el país no ha logrado la meta del 70 por ciento de sus adultos vacunados, al menos nueve provincias registran niveles de positividad superiores al 10 por ciento de positividad.

Pese a la reapertura, los galenos recomiendan a la población continuar con el uso de mascarilla y distanciamiento físico.

Los especialistas consideran que ésta será una gran prueba para la ciudadanía dominicana, ya que en sus manos está que el COVID-19 no se salga de control.