El titular de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca), señaló que en la audiencia de este jueves, el tribunal no respondió a los argumentos planteados por el Ministerio Público para revertir la decisión.

SANTO DOMINGO.-  El procurador adjunto Wilson Camacho calificó de irracional la decisión de la  Tercera Sala Penal de la Corte de Apelación, que mantuvo la prisión domiciliaria como medida de coerción  a Juan Alexis Medina Sánchez, Fernando Rosa y José Dolores Santana Carmona, acusados en la red de corrupción en el Caso Antipulpo.

 

“La corte ha tomado una decisión irracional, en el mismo nivel de irracionalidad de la decisión que había tomado previamente el Séptimo Juzgado de la Instrucción, que no valoró en consecuencia, elementos, a los que hemos hecho (alusión) nosotros en el Séptimo Juzgado de la Instrucción y que hemos hecho aquí, con relación al nivel de complejidad de estos procesos”, dijo Camacho al ser abordado por la prensa a su salida de la audiencia de este jueves en el Palacio de Justicia de Ciudad Nueva.

 

El titular de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca), señaló que en la audiencia de este jueves, el tribunal no respondió a los argumentos planteados por el Ministerio Público para revertir la decisión que envió a prisión domiciliaria a los imputados.

 

“No sabemos si en este caso el tribunal lo hará en su decisión por escrito, pero en la decisión oral que se rindió en el día de hoy, la corte ha dejado de responder los principales argumentos presentados por el Ministerio Público”, sostuvo Camacho.

 

En la audiencia de este jueves el Ministerio Público buscaba el cese de la resolución que varió a prisión domiciliaria le medida de coerción de prisión de preventiva que pesaba sobre los acusados Juan Alexis Medina Sánchez, Fernando Rosa, José Dolores Santana Carmona y Wacal Bernabé Méndez Pineda, decisión que fue tomada por el  juez Deiby Timoteo Peguero, del Séptimo Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional.

 

Para hacer efectiva esta variación,  Medina Sánchez, principal acusado del caso,  presentó  una garantía económica de RD$60 millones de pesos y Fernando Rosa, expresidente del Fondo Patrimonial de las Empresas Reformadas (Fonper), una de RD$30 millones.

 

En tanto que a José Dolores Santana y a Wacal Bernabé Méndez Pineda les fue impuestas garantías de 20 millones de pesos cada uno.