Cuando el deseo de superación se combina con la perseverancia y la entrega, no hay obstáculos que impidan alcanzar las metas propuestas. Este es el caso de una madre de familia de escasos recursos, oriunda de Cansino Adentro en Santo Domingo Este, que a pesar de las precariedades económicas logró graduarse como periodista en la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Cuando el deseo de superación se combina con la perseverancia y la entrega, no hay obstáculos que impidan alcanzar las metas propuestas. Este es el caso de una madre de familia de escasos recursos, oriunda de Cansino Adentro en Santo Domingo Este, que a pesar de las precariedades económicas logró graduarse como periodista en la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

Tras seis años de estudios María Isabel Mota de 42 años, vio su gran  sueño hecho realidad al convertirse en profesional del periodismo.

Para ella ser madre de tres niños y cumplir con sus deberes de esposa no fue impedimento para alcanzar su meta.

Manifiesta que  fue difícil sacrificar el tiempo que anteriormente lo dedicaba a estar con sus hijos, situación que a veces le impedía concentrarse mientras recibía docencia.

Para obtener recursos económicos y cubrir sus estudios, María Isabel dedicaba su tiempo libre a trabajar como costurera en su casa ubicada en el sector Cansino Adentro.

Asegura que vivió momentos difíciles durante las huelgas que se registran en la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

María Isabel, formó parte de las mil 343 personas que se graduaron este lunes la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

Ahora el objetivo  de María Isabel Mota es lograr ingresar a los medios de comunicación para poner en práctica sus conocimientos y adquirir los recursos económicos que les permita brindar una vida digna a su familia