NUEVA YORK, Estados Unidos.- El precio del petróleo en Estados Unidos cerró con una caída de 1,35%, luego que los rebeldes libios recuperarán dos puertos clave y anunciaran que en cuestión de semanas reanudarán las exportaciones de crudo.

Las expectativas de un ajuste monetario de la Reserva Federal de Estados Unidos y las preocupaciones por la demanda en Japón, también incidieron en el descenso, señalaron operadores.

El Petróleo Intermedio de Texas (WTI), para entrega en mayo, terminó las operaciones con un retroceso de US$1,42 para negociarse a US$103,98 por barril en la Bolsa Mercantil de Nueva York.

Los rebeldes capturaron los complejos de petróleo en las ciudades costeras de Ras Lanuf y Brega, gracias a la aviación y los cohetes de la coalición que hicieron replegarse a las fuerzas leales al líder libio Moamar Gaddafi.

Los insurgentes han prometido reanudar los 1,6 millón de barriles diarios de crudo que produce el país, pero muchos técnicos y trabajadores extranjeros han huido y la lucha hace peligrosa la navegación de los buques cisterna.

"La producción de crudo en las regiones orientales del país bajo control de los insurgentes debería ser apenas de 100.000 a 130.000 barriles diarios en este momento", según los analistas del Commerzbank, en Frankfurt.

Los inversionistas siguen atentamente el aumento de las protestas callejeras en Siria y Yemen, última manifestación del descontento popular árabe que ocasionó este año el derrocamiento de los gobernantes de Túnez y Egipto.

Mientras tanto, el precio de la gasolina en las estaciones de servicio de Estados Unidos siguió marcando récords.

El promedio nacional llegó el lunes a US$3,584 por galón (US$0,95 por litro), cifra récord para esta época del año.