Con una fotografía de Julio César Castro Ruiz, su hermana Andreina recuerda aquel trágico 8 de julio cuando el hombre de 27 años perdió la vida a manos de ladrones.

Por Carolina Cepeda

SANTO DOMINGO.- Indignados y a la espera de justicia se encuentran los deudos de un joven padre de familia que murió baleado durante un asalto para robarle su  motocicleta a principios de julio frente a la Villa Olímpica en Santo Domingo Este y aún se desconoce a los responsables.

Con una fotografía de Julio César Castro Ruiz, su hermana Andreina recuerda aquel trágico 8 de julio cuando el hombre de 27 años perdió la vida a manos de ladrones.

Aún consternados por la pérdida, la familia Castro Ruiz lamenta que a dos semanas de la tragedia no se conozca siquiera el número de atacantes.

Ante la lentitud de la investigación, temen que el crimen quede impune y los responsables cometan más crímenes.

La muerte de Castro frente a Villa Olímpica dejó en la orfandad a una niña de cuatro años.

Los parientes de Julio César Castro piden a las autoridades no escatimar esfuerzos en la revisión de las cámaras de seguridad de la zona, a fin de dar con los responsables del hecho.