La Policía Nacional identificó a dos hombres como los presuntos autores del asalto y homicidio.

Por Gabriela Andújar

Santo Domingo.- Consternados piden justicia los familiares de un adolescente que murió de un disparo en la cabeza al forcejear con unos asaltantes que intentaban atracarlo para robarle un celular el pasado 24 de diciembre, cuando se dirigía a su hogar en el sector Sol de Luz de Villa Mella.

Sumida en la tristeza, la madre de Gabriel Bandera, acudió este lunes a poner la denuncia del homicidio de su hijo, a quien se quedó esperando para la cena de Nochebuena.

“Que hagan su trabajo y si es posible que no sean 30 sino 60, que cambien para que paguen y que otra madre no pase lo que estoy pasando, que si aquí hubiese una ley que se cumpla, no hubiese tanta sinvergüenzadas”, clamó Maribel Paulino, madre de la víctima.

Asegura que su hijo había terminado más temprano su jornada laboral para acompañarla en la mesa el 24 de diciembre. Al ver que tardaba más de lo habitual, Paulino lo llamó por teléfono, pero quien contestó fue un militar, quien le dio la noticia de la tragedia.

De acuerdo con la hermana de la víctima, los atracadores se movilizaban en una motocicleta y huyeron sin llevarse nada.

Bandera, quien estudiaba ingeniería en sistemas luego de haber concluido el bachillerato a los 16 años, trabajaba en el centro de llamadas de un laboratorio de la capital, del cual salía a las 10 de la noche.

Gabriel Bandera, el mayor de dos hermanos, tenía 21 años y sus restos fueron sepultados en el cementerio Cristo Redentor, la tarde de ayer domingo.

En tanto, la Policía Nacional identificó a dos hombres como los presuntos autores del asalto y homicidio.

Los supuestos delincuentes fueron identificados bajo sus alías “Cara de caballo” y “Ñoño”, así lo informó el vocero de la institución del orden, Diego Pesqueira.