Los sábados y domingos, la barra del Casino de Guibia, era el sitio obligatorio para pasar una tarde entre amigos, copas y picaderas.

SANTO DOMINGO.- La Playa de Guibia, desde tiempos inmemoriales, fue la Playa de la ciudad Capital, ubicada en la avenida George Washington, donde comienza la avenida Máximo Gómez, es y ha sido, por décadas, un sitio para el recuerdo.

Durante la ocupación norteamericana, la Playa de Guibia era un lugar exclusivo para el uso de privilegiados y personas allegadas a las autoridades que ocupaban la isla. Solo unos pocos podían tener acceso a ella. Luego de concluida la intervención, Trujillo construyo la extensión del Paseo Presidente Billini, llevándolo hasta la Máximo Gómez, lo que hizo que la playa de Guibia se convirtiera, en el sitio de esparcimiento de los capitalinos.

Era la playa donde, cada fin de semana, los capitalinos se reunían a compartir, a bañarse y al figureo de rigor. Las más importantes casas licoreras, apadrinaron los trampolines de Guibia, donde miles de bañistas usaban dichas instalaciones.

El 20 de febrero de 1944, a instancias del régimen, se inaugura el recordado Casino de Guibia, cuya obra estuvo a cargo de los arquitectos Guillermo Gonzalez y Jose Antonio Caro Alvarez, siendo construido por los ingenieros Alfredo Gonzalez. y Bienvenido Martinez Brea

“La Obra está Situada menos de dos kilómetros del centro de la Capital, en uno de los más pintorescos

parajes en donde convergen las principales avenidas de la ciudad”, citaba el periódico la Nación de la época.

En el Casino de Guibia, se daba cita la crema y Nata de nuestra sociedad de la época, ya que allí se celebraban los más importantes reinados, el famoso baile de San Andrés, bailes de presentación en sociedad, quince años y eventos sociales de aquellos años.

Los sábados y domingos, la barra del Casino de Guibia, era el sitio obligatorio para pasar una tarde entre amigos, copas y picaderas.

El Casino de Guibia operó por muchos años, hasta finalizada la dictadura y durante los primeros años del

gobierno de Balaguer, para caer luego en el olvido de las autoridades.

La playa de Guibia ha sido convertida por las actuales autoridades edilicias, en una plaza que conjuga negocios, bares, parque, gimnasio y demás. Los jóvenes de las últimas 3 generaciones, la utilizan para la práctica del surf, pero jamás tendrá el esplendor de la era de antaño.