SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Fue apresado por agentes policiales un hombre que mató de un disparo de escopeta a un joven de 22 años cuando era “recortado” en una barbería en el municipio de Baní, lo localizaron a bordo de una minibús del transporte público en el cual se dirigía a El Palmar de Ocoa, y busca a otra persona que acompañó al homicida.

El obrero Juan Daniel Martínez Núñez (Tololon), de 23 años, fue detenido tras provocar la muerte de Wilkin Díaz Báez, a quien hirió de un disparo con un arma de fuego cañón largo en la región posterior del tórax, por lo que fue trasladado al Centro Médico Regional de la referida ciudad, donde falleció.

La Policía Nacional informó que Martínez Núñez ultimó a Díaz Báez con el rifle AR-7 Explorer, calibre 22, número A171182, dentro de la barbería “D’Rafy Corte” ubicada en la calle Capitán Gerónimo, del sector Santa Rosa, donde era recortado Díaz Báez por el propietario del negocio, el peluquero Mariano Santana Suero.

Al ser interrogado Santana Suero afirmó que allí se presentó el victimario acompañado de un tal Felo Calvo, con un rifle en las manos y sin mediar palabras le realizó dos disparos a Díaz Báez, uno de los cuales le alcanzó en la región dorsal derecha. Los hombres huyeron del lugar a bordo de una pasola que conducía Felo Calvo. De inmediato la Policía montó un operativo de captura dando como resultado que el mayor Juan Bienvenido Aries Corporán y otros agentes de inteligencia apresaran a Martínez Núñez (Tololon) en el asiento trasero de un minibús que se dirigía al municipio de Palmar de Ocoa.

Al ser detenido los agentes le ocuparon el rifle en mención escondido dentro de su pantalón. Al ser interrogado admitió que disparó contra Díaz Báez porque hace aproximadamente ocho días sostuvieron un incidente en una pelea de gallos en el sector Santa Rosa y que desde ese momento Díaz Báez “andaba” con un machete matarlo.

En el informe policial se añade que Martínez Núñez (Tololon) explicó a los investigadores que como vio primero a Díaz Báez disparó contra este. El cadáver fue enviado al Instituto de Ciencias Forenses INACIF de Azua por disposición del fiscal, Félix Sánchez y el médico legista Walter López