Durante la ceremonia de sepultura, el mayor general Alberto Then definió al general Morales como “un gran policía y hermano de armas.

REDACCIÓN.-   Este miércoles fueron despedidos con honores los restos del general Cristóbal Morales, fenecido director de Recursos Humanos, de la institución de orden, el acto solemne fue encabezado por la Dirección General de la Policía Nacional y encabezada por el director general de la entidad el mayor general Eduardo Alberto Then.

Los restos del general Morales recibieron hoy cristiana sepultura en el Cementerio Cristo Redentor y sus  honras fúnebres incluyeron un velatorio en la Funeraria Blandino y una misa de cuerpo presente en el auditorio de la institución del orden.

Durante la ceremonia de sepultura, el mayor general Alberto Then definió al general Morales como “un gran policía y hermano de armas”. Las palabras del director policial se produjeron al hacer entrega de la bandera a uno de los hijos del extinto oficial general.

En tanto, la teniente coronel Marilenia Ureña Peralta, al dirigirse los presentes en el camposanto, en nombre de la Dirección de Recursos Humanos, manifestó las cualidades del general Morales al decir que es un orgullo haber trabajado junto a un gran ser humano como él.

 

Un batallón de cadetes realizó los honores al exdirector de Recursos Humanos de la Policía Nacional, acorde a su alta investidura de general de brigada de la institución.

Desde la entrada al cementerio, era notoria las manifestaciones de dolor, llanto y tristeza entre los familiares, amigos, compañeros policiales y militares, así como del personal que estuvo bajo el mando del general Morales hasta su momento de vida, quienes no pudieron contener las lágrimas al ver cómo su ataúd era conducido hasta su última morada.

Entre los dolientes, florecían las muestras de cariño, respeto y admiración por el extinto oficial general, cuyo féretro estaba cubierto con la bandera nacional.

Dentro del cementerio, el mayor general Alberto Then entregó a Erick Alexander Morales Núñez, la bandera que cubrió el ataúd de su padre, recordándole que él fue un excelente policía y un gran ser humano.

Mientras que varios batallones de cadetes y de la unidad SWAT realizaron los honores al exdirector de Recursos Humanos de la Policía Nacional.

Asimismo, un pelotón realizó los tradicionales 21 disparos de salva como parte de las honras fúnebres, despidiendo de esa manera al general Morales en su partida hacia el infinito.