Debido a la ola de casos que han generado pánico en la población, las autoridades se vieron en la necesidad de lanzar patrullajes mixtos con el fin de bajar la inseguridad en los barrios populares.

Por Sandy Cuevas

SANTO DOMINGO.- Con una docena de homicidios, incluida la muerte del ministro Orlando Jorge Mera, y varios ataque armados a plena luz del día en diferentes zonas del país, el mes de junio se alza como uno de los de periodos más violentos del año y mucho de los casos permanecen sin ser esclarecidos y sin ningún detenido.

Tres semanas después de que el país se estremeció con dos atentados mortales ocurridos con apenas horas de diferencia en San Isidro y la autopista Las Américas, las autoridades aún no han identificado a ninguno de los atacantes.

De forma previa al ataque en el que un motorista disparó a plena luz del día contra el vehículo en el que viajaban …  Y otros hombres que sí perecieron, un ciudadano italiano murió horas antes acribillado cuando se trasladaba en su vehículo por la autopista Las Américas.

A estos crímenes se suman las muertes de los hermanos De Paula, cuyos cadáveres con puñaladas y disparos fueron hallados esta semana en el río Higüero; junto a los cuerpos se encontraban sus pertenencias.

Apenas unas semana antes, los cuerpos de dos mujeres, madre e hija, fueron encontrados misteriosamente en Haina y sus familiares aún esperan por los resultados de las autopsias. En esta caso, ninguna personas ha sido detenidos.

Esa misma semana, un cadáver de un comerciante fue encontrado amordazado y con signos de tortura en un colmado en Moca. Las autoridades aún investigan para tratar de hallar a los responsables.

Entre las muertes aún sin resolver, también se encuentra el atentado en el que fue acribillado el 21 de junio el abogado Basilio Guzmán frente a su casa en una zona residencial de Santiago.

Otro caso que sigue en el misterio es la muerte a tiros de Ramón Encarnación Ramírez, en Los Alcarrizos dentro de su vehículo.

Debido a la ola de casos que han generado pánico en la población, las autoridades se vieron en la necesidad de lanzar patrullajes mixtos con el fin de bajar la inseguridad en los barrios populares.