Se precisa que la mayor parte de los países afectados se encuentran en África, y que el flagelo del hambre está en prácticamente todas las regiones del mundo, incluida América Latina.

REDACCIÓN.- La Organización de las Naciones Unidas (ONU), a través de su secretario general António Guterres, solicitó por medio de una carta al presidente Luis Abinader la cooperación del gobierno para detener la hambruna mundial.

“Más de 41 millones de personas en todo el mundo corren actualmente el peligro de padecer una hambruna o vivir en condiciones prácticamente de hambruna”, informó el secretario general de la ONU  en la misiva dirigida al jefe de Estado dominicano.

De acuerdo a Guterres, la acción urgente consiste en aportar “fondos sustanciales al sistema humanitario a través de los planes de respuesta humanitaria, el Fondo Central para la Acción en Casos de Emergencias y los Fondos Mancomunados para Países Concretos”.

Tiempo para evitar hambruna se agota

Enfatizó que “hay que actuar de inmediato. Debo advertir que el tiempo de que disponemos para evitar la hambruna se agota rápidamente”.

La necesidad específica de dinero para las organizaciones humanitarias mencionadas, de acuerdo a la carta del secretario general, es de “6,000 millones de dólares de los Estados Unidos para proporcionar asistencia en los países afectados”.

António Guterres expresa que en los próximos meses la hambruna asolará a la población de más de 20 países si la comunidad internacional no toma medidas urgentes para evitarla.

Mayor parte de países afectados se encuentran en África

Se precisa, que la mayor parte de los países afectados se encuentran en África, y que el flagelo del hambre está en prácticamente todas las regiones del mundo, incluida América Latina, según el documento elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

La FAO y el PMA incluyen a algunos países latinoamericanos

El Secretario General de la ONU recuerda en su carta que “la última vez que el mundo se enfrentó al fantasma de la hambruna, en 2017”.

En el escrito del Secretario General de la ONU nada más se hace referencia a las personas que viven en Burkina Faso, Etiopía, el sur de Madagascar, el nordeste de Nigeria, Sudán del Sur y Yemen.

Pero en el informe preparado sobre el tema por la FAO y el PMA se incluye a algunos países latinoamericanos como El Salvador, Guatemala, Honduras, Venezuela y Haití, como países en riesgo como resultado de la pandemia, fenómenos climáticos o crisis políticas y sociales.