Un indicador mencionado por el Gobierno fue la alta ocupación de las camas de unidades de cuidados intensivos en el Gran Santo Domingo, la zona más afectada del país.

SANTO DOMINGO.- El Gobierno llegó a la conclusión que aún las condiciones no están dadas para pasar mañana a la fase 3 de la desescalada, pero, ¿Por qué se canceló la tercera fase de la apertura? ¿Cuáles indicadores se tomaron en cuenta para frenar la apretura?

Desde el 3 de junio, fecha de inicio de la segunda fase del plan de apertura económica tras la crisis sanitaria del coronavirus, se ha percibido un aumento significativo del número de casos por día”.

En la primera fase de apertura económica el número diario de nuevos contagios fue de aproximadamente 350; mientras que para la segunda etapa aumentó a una cifra cercana a 500 nuevos casos confirmados diariamente.

Otra de las cosas que se tomó en cuenta para frenar la desescalada fue el aumentado en días recientes del porcentaje de ocupación de camas de hospitalización y cuidados intensivos de COVID-19.

De mantenerse en aumento la tasa de contagio corremos el riesgo de saturar la disponibilidad de camas y de unidades de cuidados intensivos en los próximos meses.

Un indicador mencionado por el Gobierno fue la alta ocupación de las camas de unidades de cuidados intensivos en el Gran Santo Domingo, la zona más afectada del país.

Un punto importante acentuado por el ministro fue el hecho de que la sociedad dominicana le haya perdido el miedo a la pandemia y, como consecuencia, se haya producido un aumento del contacto social y un descuido en el uso de mascarillas.