Casi la totalidad del agua dulce en forma líquida del mundo es agua subterránea, y representa la base del suministro de agua potable, los sistemas de saneamiento, la agricultura, la industria y los ecosistemas.

SANTO DOMINGO.- Cada 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua, fecha adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en el año 1992 con el objetivo de concienciar sobre la importancia del agua como recurso esencial para el desarrollo sostenible.

De igual manera concientizar acerca de la crisis general mundial del agua y sobre la necesidad de implementar urgentes soluciones para resolver esta problemática que afecta a miles de millones de personas.

El agua es símbolo de vida. El 60% del cuerpo humano es agua y el 70% de la superficie del planeta está cubierta de agua. Las diferentes culturas y la historia de la humanidad muestra al agua como símbolo, reflejo y sustento de lo que ocurre con la vida y su evolución en el planeta.

 

¿Cuál es el tema este año?

El tema del Día Mundial del Agua 2022 son las aguas subterráneas, y el título de la campaña es "Aguas subterráneas: hacer visible lo invisible". El siguiente texto constituye el eje conductor de la campaña: Las aguas subterráneas son invisibles, pero sus efectos se aprecian en todas partes. Escondidas bajo nuestros pies, las aguas subterráneas constituyen un tesoro oculto que enriquece nuestras vidas. En las zonas más áridas del planeta, pueden ser la única fuente de agua al alcance de la población.

Casi la totalidad del agua dulce en forma líquida del mundo es agua subterránea, y representa la base del suministro de agua potable, los sistemas de saneamiento, la agricultura, la industria y los ecosistemas.

En muchos lugares, las personas sobreexplotan y contaminan las aguas subterráneas como consecuencia de sus actividades. En otros, simplemente desconocemos la cantidad de agua que se esconde bajo tierra.

Las aguas subterráneas desempeñarán un papel fundamental en la adaptación al cambio climático. Tenemos que trabajar juntos para gestionar de forma sostenible este preciado recurso.

Aunque quizá nos podamos ver las aguas subterráneas, eso no quiere decir que no debamos preocuparnos por ellas.