La frase “si sube, sube y si baja, baja” no aplica a la realidad de los precios de los combustibles en el país, ya que el descenso en los costos del barril de petróleo a nivel internacional, no se reflejan en territorio dominicano, donde con impaciencia la población espera cada viernes el anuncio del incremento de los carburantes.

Santo Domingo.- La frase “si sube, sube y si baja, baja” no aplica a la realidad de los precios de los combustibles en el país, ya que el descenso  en los costos del barril de petróleo a nivel internacional, no se reflejan en territorio dominicano, donde con impaciencia la población espera cada viernes el anuncio del incremento de los carburantes.


La acumulación de un multimillonario déficit es la especie de piedra en el zapato que impide que el galón de combustible se venda más barato.


"Producto del incremento no esperado de los precios del petróleo y sus derivados, el Gobierno ha debido asumir el diferencial entre el precio internacional y el precio de paridad de importación", indica un documento presentado hoy.


El desequilibrio se debe a faltantes por un valor de RD$3,770 millones, de los cuales RD$1,270 millones fueron generados en la presente administración y RD$2,500 en el anterior gobierno, según datos ofrecidos por el ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, Ceara Hatton, durante un encuentro con los directores de medios de comunicación, encabezado por el presidente Luis Abinader.


Al respecto, el mandatario resaltó que debido a la deuda es imposible que la tendencia sea la baja porque económicamente no es sostenible.