Además de que, con el uso de armas y amenazas, mantenían atemorizados a cientos de residentes en los lugares donde operaban.

SANTO DOMINGO.- La red de narcotráfico y lavado de activos desarticulados mediante la Operación Falcón financió campañas electorales legislativas y municipales y operó bajo el amparo de sujetos obligados para transferir millones de dólares de procedencia ilícita al sistema financiero legal, según el Ministerio Público.

Según la fiscalía, la red usaba a la ciudad de Santiago como centro de operación, ya que su ubicación geográfica le permitía orientar sus transacciones hacia Estados Unidos, Puerto Rico y Europa.

Los implicados en la red, entre quienes se encuentra el suspendido director de Comunidad Digna, Juan Maldonado, describían con detalles sus operaciones ilícitas a través de conversaciones en aplicaciones móviles, a las que tuvieron acceso los investigadores una vez que obtuvieron el permiso de un juez para intervenir esos teléfonos, detalla el Ministerio Público en su solicitud de medidas de coerción.

La institución precisa, en el documento de 111 páginas al que obtuvo acceso Noticias SIN, que mediante más de 100 allanamientos ha decomisado 100 vehículos, más de 20 relojes de lujo y  más de 4.3 millones de dólares en efectivo.

La red, que presuntamente financió campañas proselitistas al Congreso y a diversos cargos legislativos, también gozaba del apoyo en sus actividades ilícitas de sujetos obligados que no han sido identificados, como entidades financieras, abogados y contadores, según la Procuraduría.

Además de que, con el uso de armas y amenazas, mantenían atemorizados a cientos de residentes en los lugares donde operaban.

Los 21 implicados serán presentados este domingo ante la Oficina de Atención Permanente de Santiago para el conocimiento de la solicitud de medidas de coerción presentada por el Ministerio Público, que pide la declaración de “caso complejo” y prisión preventiva por 18 meses.

Según el documento, la red traficaba desde 2012 al menos 2.5 toneladas de cocaína a la semana y llegó a acumular inversiones del lavado de activos por al menos 10 mil millones de pesos.

Para lavar sus operaciones, los implicados invertían el dinero del narcotráfico en negocios fachada, como bombas de gasolina, inmuebles lujosos, fincas, vehículos de lujo, prendas, embarcaciones, dealers, discotecas, bancas de apuestas y empresas de entretenimiento. Además de contar con armas de guerra.

Será mañana domingo a primeras  horas del día cuando se les conocerá medida  coerción a los presuntos implicados.