Con relación al hecho, ya la policía tiene identificado al supuesto victimario.

SANTO DOMINGO.- Mientras la criminalidad en Santiago continúa indetenible tras un portero caer abatido de un disparo en la cabeza luego de dejar a su hija de 13 años en un centro educativo, las autoridades determinaron que el crimen está vinculado a asuntos pasionales.

El trágico suceso cuando los estudiantes de la escuela Glicelis Martínez, del sector de Pekin, se preparaban para entonar las notas del  el himno nacional, para dar apertura a clases.

https://youtu.be/s0rqWVbbYIM

Compañeros de labores de German Luis Alcántara Moya, manifestaron sentirse angustiado por lo ocurrido.

Con relación al hecho, ya la policía tiene identificado al supuesto victimario.

La víctima German  Luis Alcántara  Moya dejó en la orfandad dos hijas.