SANTO DOMINGO, República Dominicana.-El dirigente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Danilo Medina, recibió la noche de este domingo el reconocimiento de los demás precandidatos presidenciales de esa organización como el virtual ganador del pasado proceso interno, convirtiéndose en el candidato presidencial del PLD para las elecciones de mayo del 2012.

La amplia ventaja obtenida por Danilo Medina (87.75%) en el boletín número uno en la convención del PLD fue suficiente para que José Tomás Pérez (4.88 %), Francisco Domínguez Brito (4.70%) y Radhamés Segura (3.30%) ofrecieran su espaldarazo a su compañero de partido.

[flv:http://www.noticiassin.com/wp-content/uploads/2011/06/DANILONHIST-PP.flv 500 295]

Tanto Pérez, como Domínguez Brito, y Segura se comprometieron a trabajar para llevar a Medina al Gobierno.

Mientras que Medina agradeció el gesto de sus contrincantes, porque ese respaldo representa una acción de madurez política. Asimismo expresó su agradecimiento al presidente Leonel Fernández y a la Primera Dama, Margarita Cedeño de Fernández; a su familia y a los demás precandidatos que se retiraron del proceso.

“Mis compañeros me han convertido esta noche en su representante para ostentar la candidatura presidencial del Partido de la Liberación Dominicana”, sostuvo.

Dijo que con su triunfo se unifica el PLD y que tendrá la oportunidad de unificar el país y el pueblo dominicano, porque será próximo presidente de la República Dominicana.

Medina afirmó que es posible un modelo de Gobierno en el que crecer es mejor si se distribuye y que en el país no habrá retroceso.

“Yo estoy aquí esta noche para decirles que a nuestro país no volverá el desorden y la improvisación. Yo estoy aquí esta noche para decirles que yo voy hacer presidente para continúan con lo que está bien, corregir lo que está mal, pero sobre todo para hacer lo que nunca se hizo en la República Dominicana”, agregó.

Precisó que desde la presidencia de la República no dará una sola razón por la cual la militancia del PLD tenga que arrepentirse