El informe proporciona elementos orientados a fortalecer y priorizar intervenciones que ayuden a la recuperación de los grupos sociales y sectores más afectados frente a los retos de la pandemia.

SANTO DOMINGO.-  Fueron presentados los resultados de los efectos de la pandemia de COVID-19 en el país, y a la vez, recomendaron una serie de medidas de recuperación para superar el impacto social y económico. Estos fueron mostrados por el  Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo, las agencias, fondos y programas del Sistema de Naciones Unidas (ONU), la Unión Europea, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo.

La “Evaluación de Necesidades de Recuperación por los Impactos de la COVID-19” CRNA ( por sus siglas en inglés), es un ejercicio solicitado por el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo a los Organismos Internacionales citados anteriormente, con el propósito de contar con datos confiables y evidencias para orientar la formulación de estrategias de recuperación de corto y largo plazo.

La evaluación fue realizada por técnicos del Gobierno de la República Dominicana, las Agencias, Fondos y Programas del Sistema de las Naciones Unidas, el Banco Mundial, la Unión Europea, el Banco Interamericano de Desarrollo, con el liderazgo técnico del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El período evaluado comprende desde marzo hasta diciembre de 2020. Debido a las restricciones de movilidad causadas por la pandemia, la misión técnica de evaluación se realizó principalmente en modalidad virtual, entre el 27 de octubre de 2020 y el 8 de marzo de 2021.

Efectos de la pandemia y algunas recomendaciones para la recuperación

Los efectos totales estimados en el período de estudio ascendieron a 18,459 millones de dólares, de los que el 80.3% fueron pérdidas y el 19.7% fueron gastos adicionales para hacer frente a la pandemia.

La evaluación precisa que el sector productivo (agricultura, industria, comercio y turismo) fue el más afectado, representando el 74.7% de los efectos totales; el sector social (salud, educación y cultura), el 23.3%; infraestructura (transporte y agua y saneamiento), el 2.0%; y medio ambiente, el 0.1%.

Asimismo, el 76.7% de los efectos impactaron al sector privado y el 23.3% al sector público. El estudio confirma que las medidas de mitigación implementadas por el gobierno mediante programas de protección social significaron gastos adicionales equivalentes al 11.9% de los efectos totales.

En el estudio se hacen recomendaciones y se proponen intervenciones a corto y medio plazo en sectores clave, agrupados en cuatro áreas temáticas: Sector Productivo (agricultura, comercio, industria y turismo), sector social (salud, educación, cultura), infraestructura (medioambiente, agua y saneamiento y transporte), e impacto humano como área transversal (género, pobreza y protección social, seguridad alimentaria y nutricional, empleo y medios de vida).