AZUA, República Dominicana.-Dos meses después de la violación y asesinato de una niña de ocho años en la comunidad de Padre las Casas, en la zona Sur del país, sólo una persona está detenida en relación con el caso.

La familia de la víctima aún espera los resultados de la autopsia, lo que podrían apuntar a más de un autor.

María Delgado se ahoga en llantos al ver la foto de su pequeña, que el pasado 11 de diciembre, alrededor de las siete de la noche y durante un apagón, desapareció como por arte de magia del frente de su casa.

La desesperación por encontrar a María Edilenia Delgado esa noche, movilizó al sector  Las Monjas, de Padre Las Casas.

El principal sospechoso detenido, es un vecino de la víctima identificado como Fausto Ramírez de los Santos, alias Toba, quien ahora alega padecer de demencia.

En una casa, contigua a la vivienda de la víctima, residía el supuesto criminal. Allí, según las investigaciones, se cometió la violación y el asesinato. La evidencia es un par  de sandalias de la menor que aparecieron en el patio de la residencia.

Esta sospecha se extiende hasta los residentes del sector, los que tras el hecho no salen del asombro y la consternación.

Más de 12 personas han sido investigadas por el caso.

Desde la muerte de su hija, hace dos meses, María Delgado padece de una crisis nerviosa y se rehúsa a salir a las calles de Padre las Casas, comunidad que encabeza la lista de violaciones sexuales en la región Sur, según estadísticas de la Fiscalía de Azua