Así lo expresó el presidente de la República, Luis Abinader, en la  rutinaria reunión de esa estructura política celebrada este jueves.

SANTO DOMINGO.- La dirección ejecutiva del Partido Revolucionario Moderno (PRM) emitió una resolución acordando aplazar el proselitismo en las aspiraciones internas para enfocar todas las energías en el afianzamiento del país, así lo expresó el presidente de la República, Luis Abinader, en la  rutinaria reunión de esa estructura política celebrada este jueves.

Durante la reunión, en la que participaron los miembros que conforman la dirección ejecutiva, además se conoció el informe sobre la situación nacional, expuesto por el presidente Abinader.

El encuentro estuvo encabezado por el presidente del PRM, José Ignacio Paliza y la secretaria general, Carolina Mejía, además asistió la vicepresidenta Raquel Peña y estuvo presente el expresidente Hipólito Mejía.

La dirección ejecutiva también trató el tema de la suspensión de dirigentes que sean acusados de infringir disposiciones de ley o cuestionamientos éticos, para lo cual se designó una comisión integrada por Eddy Olivares, Victor D Aza, Milagros Ortiz Bosch y Elizabeth Mateo.

Afirmaron que los dirigentes que sean acusados de corrupción serán suspendidos de las filas del partido y en caso de ser encontrados culpables serán expulsados de la entidad política.

Igualmente, se conocieron los informes sobre las juntas electorales realizado por el Secretario Nacional Electoral, Salvador Ramos y sobre la aprobación de la Escuela de Formación Política y de Cuadros “Yvelisse Prats de Perez” que hizo Rafael Santos, Secretario Nacional de Educación y Doctrina.

En ese mismo sentido, se anunció que se realizarán consultas ciudadanas en todo el territorio nacional el 26, 27 y 28 de noviembre con la realización de asambleas en los diversos municipios, con el objetivo de levantar la información que espera la ciudadanía de un partido político e incluir la visión ciudadana dentro del comportamiento partidario y mantenerse constantemente en contacto con la sociedad para servir de interlocutor entre sus aspiraciones y en el programa de gobierno.