SAN PEDRO DE MACORÍS, República Dominicana.-El Instituto Nacional de Protección de los Derechos del Consumidor, Pro Consumidor, cerró el supermercado “Súper Detalle JR” en el municipio de Quisqueya en San Pedro de Macorís.

La medida fue dispuesta por Inspectores de Calidad del Departamento de Inspección y Vigilancia de Pro Consumidor, quienes detectaron gran cantidad de productos vencidos, heces fecales de ratas en las góndolas, instalaciones sucias y productos alimenticios roídos por ratas.

Está ubicado en la calle Duarte, número 29, éste establecimiento comercial no cumple con las Normas de Higiene y Calidad  para la venta y oferta de productos comestibles al consumidor.

“Se encontró productos contaminados con heces de ratas en las góndolas donde se exhiben y ofertan estos  productos, así como una cantidad considerable de productos vencidos y golpeados, entre los cuales se encuentran: Sopitas, refrescos, ponches, mantequilla, leche para bebes, leche para adultos, sazones, entre otros”, precisó, el licenciado Fidel del Rosario, encargado de inspección y vigilancia.

En el establecimiento se cometió faltas graves que transgreden a la Ley 358-05, la que establece el hasta el cierre temporal de los establecimientos comerciales cuyas practicas representen un peligro potencial para la salud y la seguridad de los consumidores.

Se informó que en ese Supermercado no  podrá ser reabierto hasta que corrijan las irregularidades detectadas por el personal técnico de Pro Consumidor, quienes cerraron el establecimiento comercial con el apoyo del Ministerio Público a los fines de garantizar el debido  proceso de ley.

Se trata del segundo establecimiento comercial de esa naturaleza cerrado por Pro Consumidor este año, tras detectarse faltas graves que ponen en riesgo la salud de la población.

En mayo pasado, técnicos de Pro Consumidor cerraron el Supermercado Zacarías en Santiago, donde realizó una inspección oficiosa el pasado 7 mayo para que corrigiera las faltas en su centro de expendio pero no cumplió, poniendo en riesgo la salud de la población.

Poco después el establecimiento fue clausurado de modo temporal por disposición de Pro Consumidor, por lo que su propietario se vio obligado a invertir y corregir las anomalías, por lo que tiempo después fue reabierto.

Las autoridades de Pro Consumidor advirtieron que actuarán conforme al debido proceso de ley para evitar males previsibles en contra de los consumidores y  recomendó ajustarse a las normas, en razón de que en la medida en que un establecimiento se cierra por violar la Ley, de ese mismo modo pierde confianza del público consumidor.