Instalaciones de Pro Consumidor

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La directora del Instituto Nacional de Protección de los Derechos del Consumidor (PROCONSUMIDOR) Altagracia Paulino advirtió a la población a no consumir alimentos que no reúnan  las condiciones de inocuidad  necesarias, para evitar enfermedades que atenten contra la salud de la ciudadanía.

 

Los consumidores a verificar los alimentos que consumen

en las calles y a la vez los establecimientos de venta, para así

identificar si cumplen con las normas de calidad e higiene debidas recomendó la incumbente

Entrevistada en el programa El Despertador, que se transmite por el

canal 7,  del Grupo SIN,  dijo que la educación al consumidor es

importante para mejorar las prácticas comerciales y expendio de comida

en el país, refiriéndose a que deben de tener buenas prácticas de

higiene.

“Las comidas de las calles  son riesgosas, no necesariamente

peligrosas, lo que hay es que tener cuidado y que estas cumplan con

una serie de normas para la inocuidad y que el  país las  adquiera

para prevenir su salud”, precisó.

“Hay que orientar a la gente de cómo debe venderse comida,

puntualizando  que si los vendedores  no poseen batas blancas,

guantes, mascarillas, gorros y los establecimientos no están

debidamente  higienizados, no debe consumir esos alimentos que se

expenden en ese establecimiento”, indicó.

Con respecto al estudio que alega que Pro Consumidor realizó a la

comida china encontrándose bacterias que ponen en riesgo la salud de

los consumidores, Paulino dijo que la institución nunca ha realizado

análisis a las comidas, indicando que eso es un asunto manejado por

Salud Pública.

“Nunca hemos analizado comida, el único estudio que hemos hecho

científico fue al salami y el café y fue  fuera del país”. Dijo Paulino.

Manifestó que lo que  Pro Consumidor ha hecho es  cerrar y poner en

cuarentena entre 10 y 15 establecimientos de comida china, por las

denuncias que los consumidores han interpuestos en la entidad, pero

que la idea no es dañar, sino mejorar sus prácticas para que vendan

alimentos adecuados.

Recalcó que la comida cocinada es un tema bastante delicado y que

estudiarla debe ser una acción de Salud Pública en coordinación con

Pro Consumidor, porque hay que orientar a la gente de cómo debe de

venderse comida.