Estos aseguran que al llegar a acuerdos con las familias y crear vínculos con ellas, las mujeres que se dedican a realizar los quehaceres del hogar obtienen mayores beneficios.

SANTO DOMINGO.- Posiciones encontradas genera la propuesta establecer un salario mínimo especial e impartir respeto a los derechos laborales de las trabajadoras domésticas entre ciudadanos de la capital.

Entre las exigencias de las trabajadoras del hogar además está el establecimiento de un horario fijo de trabajo y las vacaciones laborales.

Para algunos ciudadanos consultados, la propuesta podría resultar contraproducente para las trabajadoras domésticas.

Estos aseguran que al llegar a acuerdos con las familias y crear vínculos con ellas, las mujeres que se dedican a realizar los quehaceres del hogar obtienen mayores beneficios.

Por otra parte, al asegurar que las empleadas domésticas son empleadas como alguien de cualquier empresa y que deben gozar de beneficios laborales, amas de casa y otras personas en búsqueda de ayuda doméstica aplauden la iniciativa.

De su lado, el ministro de trabajo, Luis Miguel de Camps afirmó que con la propuesta, el gobierno busca garantizar los derechos de los trabajadores de ese sector.

Escuchemos la impresión tanto de ciudadanos de la capital como de amas de casa sobre el tema.

De acuerdo con la propuesta, con esto se pretende formalizar su labor con contratos, cuyo salario mínimo sería establecido por  el Comité Nacional de Salarios, además de ofrecer seguridad social.

Según la solicitud, las jornadas de trabajo no deberán ser mayores a las 8 horas diarias.