Hace un año el país tenía su primer caso de coronavirus Claudio Pasqualini comenzó a ocupar los titulares de los medios de comunicación por temas relacionados con el impacto de la pandemia, quien estuvo recluido en el Hospital Ramón de Lara desde el 29 de febrero hasta el 22 de abril tras ser confirmado como el pri­mer caso de contagio de coronavirus en el país.

SANTO DOMINGO.-Hace un año el país tenía su primer caso de Coronavirus  Claudio Pasqualini comenzó a ocupar los titulares de los medios de comunicación por temas relacionados con el impacto de la pandemia, quien estuvo recluido en el Hospital Ramón de Lara desde el 29 de febrero hasta el 22 de abril tras ser confirmado como el pri­mer caso de contagio de coronavirus en el país.


Por casi dos meses, Pascualini continuo dando “positivo” a las pruebas para detectar el Covid-19. Al ser dado de alta, Rafael Sánchez Cárdenas, en­tonces ministro de Salud, exclamó que “por fin” Pasqualini había dado negativo. “El italiano” pasaría a ser la figura emblemática del Covid-19 en el país.


¿Cómo se encuentra?


En principio no se asustó al escuchar su diagnóstico. Tenía fe en que saldría airoso de esa prueba. Pero luego, admite, sí había temor. Este crecía cada vez que los resultados salían positivos. Eso implicaba un mayor peligro, más tiempo de internamiento, estar lejos de su familia, retrasar su regreso a casa, y por supuesto, no saber “en qué pie estaba parado” respecto a un virus totalmente desconocido. Duró 54 días interno en el hospital.


Pasqualini tenía muchos motivos para atormentarse: estaba fuera de su país, tenía más de 60 años (edad que lo hacía más vulnerable), estaba hospitalizado en un centro que todavía no sabía a qué se iba a enfrentar y, por si fuera poco, tenía una positividad prolongada al coronavirus y corría el riesgo de ser estigmatizado como el responsable de haber traído el virus a República Dominicana.


Con relación a su experiencia de haber contraído un virus que ha transformado el mundo, fuera de su país, comenta que indudablemente le afectó por el temor generalizado que despertó el Covid-19 en toda la humanidad, pero dice que fue tan bueno el trato recibido aquí, que se sintió seguro y protegido.