Mientras esto ocurre sectores como salud se ven afectados por baja asignación presupuestaria, deficiencia que se ha visto evidenciada durante la pandemia del COVID-19. En este sentido Jovine resaltó que República Dominicana es el penúltimo país en la lista de los que menos invierten en salud, superado únicamente por Haití y con el agravante de que instituciones como el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones o la OISOE recibieron más recursos que Salud Pública.

SANTO DOMINGO.- El gobierno entrante, con Luis Abinader a la cabeza, esgrime como promesa la eficiencia en el gasto público, misión para la que desde ya han anunciado la eliminación y fusión de instituciones para acabar con la duplicidad de funciones y así reducir el tamaño del gobierno.

Sin embargo, y pese al optimismo que han recibido anuncios como la eliminación de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE) y la salida del juego de la Corporación de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE) para hacerla parte del Ministerio de Energía y Minas, hay una parte del gobierno cuyo desmonte o reajuste de funciones sería ejemplar, según el economista y oficial de políticas fiscales de Oxfam, Rafael Jovine.

Se trata de la Presidencia de la República y dentro de ella el Ministerio Administrativo de la Presidencia, entidad desde la que, de acuerdo a estudios de Oxfam, se duplican funciones de medio tren gubernamental.

"La principal entidad que duplica funciones de medio tren gubernamental en este país es el capítulo Presidencia de la República", dijo Jovine durante una entrevista en El Despertador en la que planteó que "el gobierno entrante tendría la oportunidad de poner el ejemplo desmontando paulatinamente la estructura excesiva que tiene el Ministerio Administrativo de la Presidencia".

Como parte de esta entidad duplicadora de funciones citó el Despacho de la Primera Dama que, según asegura, tiene asignaciones equivalentes a 47 ayuntamientos del país.

Mientras esto ocurre sectores como salud se ven afectados por baja asignación presupuestaria, deficiencia que se ha visto evidenciada durante la pandemia del COVID-19. En este sentido Jovine resaltó que República Dominicana es el penúltimo país en la lista de los que menos invierten en salud, superado únicamente por Haití y con el agravante de que instituciones como el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones o la OISOE recibieron más recursos que Salud Pública.