La abogada del principal implicado en la trama develada mediante la Operación Coral insistió que el coimputado Girón mintió en el tribunal.

SANTO DOMINGO.- Mientras el exjefe de la guardia presidencial Adán Cáceres se mostró este viernes indignado por las revelaciones ante el tribunal que conoce la Operación Coral de los mecanismos que presuntamente él usaba para dirigir una red de corrupción dentro de las instituciones armadas, el Ministerio Público flexibilizó la solicitud de medidas de coerción contra el mayor Alejandro Girón, quien hizo las acusaciones contra su co-imputado. La fiscalía mantuvo invariable su solicitud de 18 meses de prisión preventiva para los procesados ante el tribunal que esta tarde se reservó el fallo para el próximo lunes.

A diferencia de su comparecencia anterior ante el tribunal, en la que con voz pausada y serena recitaba citas bíblicas, en esta ocasión el general Cáceres alzaba la voz y con aspavientos respondía a las imputaciones vertidas en su contra por el mayor Girón, quien por años fue su subalterno.

“Cuando levantaba la voz era para acusar y vanagloriarse de que él fue parte de algo de lo que dijo estando aquí dijo sentirse importante, una conducta narcisista que le gusta exhibir y ser centro de atención, se siente importante mientras desnuda toda la vacuencia que está exponiendo”, expresó Adán Cáceres, ex jefe de seguridad presidencial.   

“Cuando levantaba la voz era para acusar y vanagloriarse de que él fue parte de algo de lo que dijo estando aquí dijo sentirse importante, una conducta narcisista que le gusta exhibir y ser centro de atención, se siente importante mientras desnuda toda la vacuencia que está exponiendo”, dijo.   

Una y otra vez, Cáceres insistía que las versiones de Girón sobre el desvío millonario de fondos y la creación de un entramado societario para robar al Estado están muy distantes de la realidad.

“Cómo pretende involucrarnos a nosotros que él de manera directa nunca pudo constatar. Siempre que se refería a nosotros se refería a través de segunda y terceras personas, sin embargo sus acusaciones eran directas”, añadió el imputado.

La abogada del principal implicado en la trama develada mediante la Operación Coral insistió que el coimputado Girón mintió en el tribunal.

“Y solo la palabra de él para enlodar a quien le dé su santísima gana, para el Ministerio Público es suficiente, para decir entonces que quien él señale es parte de una dichosa red, y eso no es así”, manifestó Esa Trinidad, abogada de Cáceres.

Otro que restó mérito a las imputaciones de Girón contra su cliente fue el representante legal de la pastora Rossy Guzmán, también incluida en el caso.

“Una persona que ha confesado un crimen, su declaraciones no pueden ser tomadas en cuenta para juzgar a nadie”, dijo Héctor López, abogado. 

Sin embargo, el Ministerio Público afirma tener las pruebas de las imputaciones hechas por Girón.

“Los imputados pueden decir lo que quieran, pero las pruebas están, las tenemos, los mensajes, todos los archivos, las fotografías, todo está en manos del Ministerio Público”, expresó Yeni Berenice Reynoso, procuradora adjunta.

La procuradora adjunta Yeni Berenice Reynoso explicó las razones por las que la fiscalía redujo a arresto domiciliario la medida cautelar solicitada para Girón, mientras que mantuvo su demanda de 18 meses de prisión para Cáceres, la pastora Rossy Guzmán y los tres imputados.

“La medida solicitada es la que se corresponde con la responsabilidad que él ha asumido y con las garantías que se le debe en el proceso”, dijo Reynoso.

Será este lunes a partir de las once de la mañana cuando la jueza de Juzgado de Atención Permanente del Distrito Nacional, Kenya Romero, ofrecerá su veredicto sobre la medida cautelar que impondrán a los procesados en el  denominado caso Operación Coral"