Palacio Nacional.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.-El gobierno debería ignorar el reclamo de los 19 congresistas de Estados Unidos de que las autoridades dominicanas no deben acatar la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional (TC), según una encuesta realizada por este portal.

En un total de 13 mil 30 votos, 6,762 personas indicaron que el gobierno no debe acatar este reclamo para un 52 por ciento; mientras que el 43 cree que los señalamientos por los legisladores de EE.UU.  debe ser acogido por las autoridades quisqueyanas.

En la encuesta realizada por este portal solo el cinco por ciento indicó que el gobierno dominicano debe cuestionar ese reclamo.

Se recuerda que en una carta dirigida al presidente Danilo Medina, legisladores de Estados Unidos calificaron de arbitrario y discriminatorio el dictamen del Tribunal Constitucional sobre la nacionalidad dominicana, y le advierten que si el Gobierno lo aplica se podría provocar una crisis y amenazar la estabilidad regional.

Los miembros de la Cámara de Representantes indican que aunque muchos de los afectados son de ascendencia haitiana, la mayoría no tiene ciudadanía haitiana y quedarán desnacionalizados.

Asimismo, urgen al gobernante a tomar todas las medidas necesarias para bajar la marea de lo que definen como una campaña de desnacionalización, y reclaman protección para los miles de descendientes de haitianos afectados por la medida.

A continuación, el texto de la comunicación, firmada por 19 legisladores estadounidenses:

Estimado Presidente Medina,

Como miembros de la Cámara Baja de los Estados Unidos de América, con votantes de nuestros distritos que son de ascendencia Caribeña, le escribimos para expresar nuestra gran preocupación con respecto al estatus de más de 240,000 dominicanos que están bajo amenaza de convertirse en ciudadanos sin patria a raíz de la reciente decisión del Tribunal Constitucional.

Durante más de una generación, la comunidad internacional ha acordado que los gobiernos tienen la obligación de prevenir que las personas se conviertan en desnacionalizados.

El derecho a la nacionalidad es fundamental y una vía que da apertura a casi todos los derechos humanos y protecciones gubernamentales.

Sin nacionalidad, una persona no tiene acceso a los servicios básicos como educación o seguridad social, mucho menos puede encontrar un empleo o tener acceso un sin número de derechos políticos.

Aunque reconocemos el derecho de cualquier gobierno a regular el acceso a la nacionalidad, cualquier medida de esta índole debe regirse por reglas internacionales existentes no discriminatorias, con un debido proceso y el deber del gobierno de prevenir la desnacionalización.

La decisión del Tribunal Constitucional completamente ignora estos principios fundamentales de la ley y los derechos humanos al redefinir y aplicar retroactivamente el criterio de la ciudadanía para las personas nacidas en el país desde 1929.

Ahora bajo este dictamen arbitrario y discriminatorio, los hijos de extranjeros nacidos desde 1929, aun los que habían obtenido actas de nacimiento válidas y cuyas familias han vivido como ciudadanos dominicanos durante varias generaciones, podrían ver su nacionalidad revocada.

Aunque la mayoría de los afectados son de ascendencia Haitiana, la mayoría no tiene ciudadanía haitiana y quedarán desnacionalizados.

Si el gobierno implementa esta decisión del Tribunal Constitucional, esto podría resultar en una crisis humanitaria sin precedentes y seriamente amenazar la estabilidad regional.

Por lo visto, nosotros le urgimos que usted tome todas las medidas necesarias para bajar la marea de esta campaña de desnacionalización del Tribunal Constitucional y juntos reclamamos protección para los miles de dominicanos actualmente en riesgo de ser desnacionalizados.

Sinceramente,

Firman 19 miembros del congreso.