El rector indicó que nuestro país, a pesar de ser la economía más pujante del Caribe, no puede resistir por mucho más tiempo las diferentes olas de contagio y mutaciones de cepas que obligan a cerrar comercios y actividades esenciales: “Necesitamos medidas más efectivas que permitan el desenvolvimiento normal, dadas las condiciones actuales, de la vida”.

SANTO DOMINGO.- El rector de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU), arquitecto Miguel Fiallo Calderón, ha sugerido se tomen una serie de medidas extraordinarias a fin de detener el COVID-19, ante el alza de contagios y mutación del virus.

“Me parece oportuno sugerir acciones como que, por ejemplo, se comience a implementar la presentación del certificado de vacunación para acceder a los diferentes lugares públicos y privados. Hasta ahora lo que se ha venido aplicando es el uso de un termómetro digital, para medir la temperatura corporal”, expresó.

“Se debería dar un plazo para que las personas cumplan con este requisito indispensable para controlar el Covid-19. Se podrá argumentar que la tarjeta de vacunación es fácil de falsificar, pero también es cierto que hay un Registro Nacional electrónico de todas las personas vacunadas”, agregó.

El rector indicó que nuestro país, a pesar de ser la economía más pujante del Caribe, no puede resistir por mucho más tiempo las diferentes olas de contagio y mutaciones de cepas que obligan a cerrar comercios y actividades esenciales: “Necesitamos medidas más efectivas que permitan el desenvolvimiento normal, dadas las condiciones actuales, de la vida”.

“Debemos dar los pasos necesarios para que, además de nuestro documento nacional de identidad, tengamos nuestro certificado de inmunización que acerque y haga más seguro el momento de recuperar la libre circulación, el despegue decidido de nuestra actividad económica y ciudadana”, señaló.

El arquitecto apuntó, que esto es solo un paso entre muchos otros posibles, que apelen al cumplimiento de normas de convivencia bajo las nuevas circunstancias, e incluyan un régimen de consecuencias para quienes no tomen responsablemente la gravedad de las circunstancias impuestas por la pandemia.