Desde esta sucursal se emitían cheques de administración por sumas millonarias sin que se generaran alertas al sistema, declaró el imputado.

SANTO DOMINGO.- El supuesto entramado corrupto destapado con la Operación Coral había contado con la complicidad de empleados de una sucursal del Banreservas que fue seleccionada para hacer cheques millonarios sin que se activaran las armas.

Aunque no especificó de cuál sucursal se trata, el acusado Raúl Alejandro Girón Jiménez dijo que desde esta se emitían los cheques por administración por sumas millonarias, algo que dijo no podrían hacer desde ninguna otra sin salir presos por lo elevado de las cantidades.

Esto consta en la acusación de la Procuraduría Especializada de la Corrupción Administrativa (Pepca) en la que señala como sospechoso que los sistemas de vigilancia bancaria no emitieron ninguna alerta por las transferencias y montos manejados por Girón Jiménez.

Este miembro del Ejército, encargado de manejar la nómina del Cuerpo Especializado de Seguridad Presidencial (Cusep) y del Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (Cestur) y ahora pieza clave de la Procuraduría, dijo que hacía todas las transferencias a pedido de Rafael Núñez de Aza.

Además de transferencias, figura como emisor de un préstamo por 7 millones de pesos a la pastora Rossy Guzmán con el que supuestamente de intentaba hacer crecer que era propiedad de su compañía un inmueble en Balcones del Atlántico que, asegura Girón, es propiedad de Juan Carlos Torres Robiu, hasta hace unos días director del Cestur.

Declaró Girón que muchas de sus transacciones fueron a la pastora Guzmán, que emitió muchos cheques por 150 mil pesos a favor de ella por concepto de "culto en el Cusep", pero que si se hace la relación esto implicaría un culto diario para justificar la frecuencia.

Girón habría sido también el encargado de cambiar a pesos una cantidad millonaria de dólares que entregó Torres Robiou para la compra del inmueble en Balcones del Atlántico que figuraría a nombre de la empresa de Guzmán y este luego lo "alquilaría" por 3,000 dolares mensuales para ocultar que era suyo.

Además de esto, Girón aseguró que era el encargado de depositar dinero a "las mujeres" de Núñez de Aza, de quien en todo momento dijo recibía instrucciones directas ya que este era el canal de comunicación con el mayor general Adán Cáceres Guzmán.

El Ministerio Público aseguró la madrugada de ayer que tiene pruebas documentales de todo lo declarado por Girón Jiménez.