“Movilizaban a las jóvenes mujeres con la promesa de un trabajo bien remunerado en República Dominicana.  Sin embargo, las explotaban sexualmente” dicen las autoridades.

SANTO DOMINGO.- La supuesta red de explotación sexual que fue desmantelada este jueves por medio de allanamientos simultáneos en Santo Domingo  y Punta Cana, captaba jóvenes colombianas y venezolanas de entre 18 y 23 años de edad.

Así lo indica el Ministerio Público en un comunicado donde además dice que las mujeres eran retenidas en el Hotel Caribe, del Distrito Nacional, y en el Residencial Coco Real, en Bávaro, Punta Cana, provincia La Altagracia.

“Movilizaban a las jóvenes mujeres con la promesa de un trabajo bien remunerado en República Dominicana.  Sin embargo, las explotaban sexualmente” dicen las autoridades.

Además, al llegar a República Dominicana las obligaban a admitir que tenían una deuda que ascendía a tres mil y cuatro mil dólares, según se lee en un comunicado compartido por la Procuraduría General de la República.

"En la zona de Bávaro ofertaban los servicios sexuales de las víctimas a un costo de 100 a 150 dólares por una hora y hasta 400 dólares por noche".

Cargos criminales

La Dirección General de Persecución del Ministerio Público y la Procuraduría Especializada contra el Tráfico Ilícito de Migrantes y Trata de Personas (PETT) adelantaron que los fiscales presentarán cargos criminales contra 10 imputados venezolanos, colombianos y dominicanos.

La operación cuenta con el apoyo de la División Especial de Investigación de Delitos Transnacionales (Deidet) y el Departamento de Trata de Personas de la Policía Nacional.

También, con la cooperación internacional de la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI), de Estados Unidos, y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Además, de las ONG Operation Underground Railroad (O.U.R.), Destiny Rescue y Anti Trafficking Bureau  (ATB).