Estas renuncias se suman a la larga lista de más de 20 funcionarios que han salido del estado, luego de conocerse una serie de irregularidades.

Por Carolina Oleaga

SANTO DOMINGO.- La reciente renuncia del superintendente de Electricidad, Rafael Velazco Espaillat y la directora ejecutiva del Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (Conani), Ana Cecilia Morun Solano, ha generado debates entre las distintas entidades de la sociedad civil, que atribuyen algunas de las irregularidades cometidas a la falta de control por parte de las autoridades.

Mientras Participación Ciudadana considera que es un avance cuando un funcionario se ve obligado a dimitir de su puesto, tras evidenciarse irregularidades en su gestión, la Alianza Dominicana Contra la Corrupción por su parte señala que la renuncia, suspensión o cancelación de un servidor público, luego de que trascienda un escándalo, es una muestra de debilidad del estado.

 

Los representantes de ambas instituciones, sin embargo, indican que es necesario que gobierno trabaje en el fortalecimiento de las instituciones.

La renuncia del superintendente de electricidad fue anunciada tras varias semanas de que la institución estuvo en la palestra pública por el aumento al salario de sus empleados.

La dimisión del funcionario coincidió con la renuncia de la directora ejecutiva del CONANI, quien supuestamente tomó la decisión después de haber cumplido el periodo que había acordado trabajar.

Estas renuncias se suman a la larga lista de más de  20 funcionarios que han salido del estado, luego de conocerse una serie de irregularidades administrativas durante su gestión.